Buscar

EL SEÑOR HABLÓ

En aquel tiempo el Señor le habló a Noe y le dijo:


Dentro de 6 meses haré llover cuarenta días y cuarenta noches, hasta que toda la tierra sea cubierta de agua y toda la gente mala sea destruida."


Pero quiero salvar a los buenos y a dos criaturas de cada clase viviente en el planeta. Así pues, te ordeno construir un arca".


Y entre rayos y truenos le dio las instrucciones de lo que debía hacer, mientras tembloroso Noé solo atinaba a decir: Está bien Señor, Okay, okay"


¡Dentro de Seis meses se iniciará el diluvio! tronó el Señor.


Más te vale tener el arca lista a tiempo, o vas a nadar por el resto de tu vida".


Pasados los 6 meses, el cielo se nubló de golpe y el diluvio comenzó.


El Señor se asomó entre los negros nubarrones y pudo ver a Noé llorando en el patio de su casa y no vio nada de arca.


Dónde está el arca, Noe?" Preguntó Dios furibundo.


Perdóname, Señor -suplicó el pobre hombre- hice lo que pude, pero encontré grandes problemas.


Todo empezó al tener que obtener un permiso de construcción y pagar unos impuestos altísimos para poder aprobar los planos en la municipalidad de Providencia donde el alcalde Labbé me interrogó acerca de cuantos secundarios escondería en el arca.


Después de eso me exigían que el Arca tuviera un sistema de seguridad contra incendios, lo que pude arreglar sobornando a un funcionario correspondiente. Me pidió 500 lucas.


Entretanto, los vecinos se quejaron de que yo estaba construyendo el arca en una zona residencial, y en eso perdí varios meses en visitas inútiles en la municipalidad donde de nuevo Labbé me dijo que prefería cerrar el arca, total él ya tiene experiencia en eso.


Además, me exigió un poder notarial que me acreditara como representante legal tuyo, complicó aún más todos los trámites que a continuación te cuento.


Con la Ministerio de hacienda fue otra cagada, perdonando la palabra, ya que, por tratarse de un proyecto de gran magnitud, no quiso registrarme como Organización fines de lucro, sino como actividad empresarial y por lo tanto tenía que pagar el IVA debiendo pagar por una máquina registradora certificada en los laberintos del mismo Ministerio.


Cual sería mi sorpresa cuando recibí una notificación del SII porque adeudo multas y recargos por efectuar el trámite fuera de plazo.


Pero el verdadero problema fue conseguir suficiente madera para fabricar el Arca, pues toda la producción está encargada para los proyectos de las celulosas y para la exportación de astillas para Japón.


Mientras arreglaba eso, comencé a buscar los animales de cada especie, pero tropecé con la MINISTERIO DE SALUD que me obligó a llenar muchísimos formularios y pagar otros tantos impuestos y el ministro me dijo que yo estaba mintiendo igual que los estudiantes de Buin.


También pidieron la elaboración de un "Estudio de Impacto Ambiental" en la zona, en el estado y en el país, así como en el resto del continente americano.


Después de entregar 25 kilos de formularios debidamente llenos con letra de imprenta, me devolvieron todo porque tenía un número mal en mi RUT.


Para poder darles de comer a los animales durante su estancia en el Arca, hubo que tramitar ante secretaria de Salud el permiso correspondiente, quedando pendiente una auditoría externa, que yo debía pagar a las instalaciones donde se prestaría el servicio.


La Defensa Civil, por su parte, me pidió un plano de la zona que iba a ser inundada con linderos y medidas. Les envíe un globo terráqueo y a consecuencia de esto perdí casi un mes encerrado en un manicomio.


La Marina exigió que al Arca se le sacara un registro como embarcación que no extraería recursos naturales sin el debido permiso para poder navegar en territorio mexicano. Así que tuve que tramitar el permiso correspondiente, así como su verificación ante la Secretaría de Marina, a pesar de no tener motor."


Por último, la PDI, me hizo un allanamiento dizque en busca de drogas y me desbarató lo poco que ya había logrado avanzar en la construcción del Arca". Me arraigaron tres meses en el cuartel de General Mackenna y a pura parrilla eléctrica querían que les diera la dirección del tal SEÑOR DE LOS CIELOS que me había hecho el encarguito y que de donde había sacado la marihuana, por más que les decía que eran fardos de pasto para los animales.


El Señor enmudeció.


Entonces...el cielo empezó a despejarse.


Salió el Sol y un arco iris iluminó todo el firmamento.


Quiere esto decir, Señor, que ya no vas a destruir la Tierra y a mi Chilito lindo?


No, - respondió una voz entre las nubes - el Gobierno ya se está encargando de eso y si falla para eso puede perfectamente volver la Concertación.





















































NO ES DE RISA ESTO ES REAL.



Luis F.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Aquí nadie...

Aquí nadie muere compañera Aquí nadie dejará de luchar Aquí nadie deja de cantar Tu consecuencia sincera Tu valentía entera Que nos dejas como ejemplo Perdurarás en todos los tiempos Para dolor de los

A PROPÓSITO DE LA CONSTITUYENTE

¿Qué se siente, Cubillos? Ser la invitada de piedra Más sola que una hiedra En la mitad del bolsillo. Mira como los chiquillos Que saltaron torniquetes Hasta en tus dominios se meten Para cambiar este

MONITOREADOR DE RRSS

Esta notita va dirigida para el monitoreador de redes sociales que este recibiendo sueldo con lo que pagamos de impuesto todos los chilenos. Seguramente terminará de leerla porque, después de todo, es